¡Justicia en memoria de Braulio!

2%
11 Personas han firmado. Ayúdanos a llegar a 500 firmas.
Por: ACTÍVATE - 31/08/2022

Rafael Guerra Álvarez

Magistrado Presidente del Poder Judicial de la CDMX:

EXIGIMOS SE SANCIONE A LAS AUTORIDADES FORENSES QUE COMETIERON EL ERROR DE CONFUNDIR A UN NIÑO DE 13 AÑOS CON UN ADULTO DE 20 AÑOS.

¿Qué pasó?

Miguel y Fernanda acudieron hasta en siete ocasiones al Instituto de Ciencias Forenses de la capital del país para saber si su hijo Braulio se encontraba ahí, pues estaba en calidad de desaparecido y sus padres no cesaban de buscarlo por todos lados.

La respuesta siempre fue la misma, en el sentido de que ahí no había llegado un adolescente de 13 años de edad, pese a sus padres proporcionaron todas las señas posibles de su hijo en cuanto a estatura, peso, tez, cabello, rasgos faciales, ojos y demás.

Lo cierto es que el cuerpo del adolescente sí estaba ahí, pero los forenses lo catalogaron como un adulto de 20 años de edad, el cual, al no ser reconocido por nadie, fue trasladado a la fosa común del Panteón Dolores, donde permaneció casi seis años en calidad de desconocido.

Sus padres nunca claudicaron y jamás entendieron qué había pasado con su hijo. Lo buscaron por todos lados, tanto en la ahora Ciudad de México como en el Estado de México, sin resultados positivos.

El jovencito había perdido la vida el 28 de septiembre de 2016 (el 29 de agosto de 2022 a los padres de Braulio les entregaron el cuerpo de su hijo), cuando se dirigía a ayudar a su mamá en un puesto de tacos que atendía en las inmediaciones del Metro Pantitlán. Fue atropellado en el trayecto por un conductor que, al intentar darse a la fuga, lo arrastró varias calles, ocasionándole heridas mortales.

Aún con vida, fue trasladado al hospital de Balbuena, donde lamentablemente perdió la batalla. Nadie supo de él. Nadie reclamó el cuerpo y así fue como llegó al forense, donde las autoridades cometieron el gravísimo error de clasificarlo como un adulto de 20 años de edad… Y ahí comenzó el calvario para sus padres, pues a pesar de las visitas constantes que hicieron al Instituto de Ciencias Forenses, la respuesta siempre fue la misma, en el sentido de que ahí no tenían ni había llegado el cuerpo de un jovencito de 13 años de edad.

La incansable búsqueda no cesó y tras seis años de no saber de él, finalmente sus padres lograron que las autoridades reabrieran el caso y se pusieran realmente a investigar a fondo, con lo cual se logró exhumar el cuerpo y tras las abrumadoras pruebas genéticas, se logró identificar a Braulio.

Esta historia, aunque parezca ficción, es terriblemente real, pero no podemos permitir que estas injusticias y desplantes burocráticos y administrativos sigan permeando en la vida de quienes tienen que vivir a la sombra de la desgracia.

Braulio permaneció seis años en calidad de desconocido, generando una doble tragedia para su familia.

EXIGIMOS SE SANCIONE A LAS AUTORIDADES FORENSES QUE COMETIERON EL ERROR DE CONFUNDIR A UN NIÑO DE 13 AÑOS CON UN ADULTO DE 20 AÑOS.

¡No permitamos que este tipo de errores queden impunes, firma y comparte esta activación para exigir #JusticaParaBraulio!

REFERENCIAS:

¡FIRMA AHORA!


Los campos marcados con * son requeridos

Compartir Campaña